Novedades

,

Los errores de no contar con un plan de marketing

El plan de Marketing es una herramienta que todas las empresas deben tener sean grandes, medianas o pequeñas…

Es un elemento donde se deben delinear los objetivos necesarios para competir en el mercado que actúan y a través de estos describir las estrategias correspondientes y las tácticas para llevar a cabo las mismas con éxito.

El mismo es dinámico y se va adaptando a las diferentes circunstancias del mercado, la empresa y su entorno competitivo.

El no tener un plan es como salir en avión sin un plan de vuelo, es ir a la deriva en un barco, sin rumbo y sin tener la posibilidad de saber que hacer frente a las diferentes situaciones que suceden dentro de un entorno adverso.

Recogemos los principales errores a evitar a la hora de elaborar un plan de marketing, la herramienta básica de gestión para que un negocio funcione.

El plan de marketing es una herramienta que, en estos momentos en el mercado, todo gerente sabe (o debería saber) que es muy importante para que un negocio sea rentable y competitivo.

Según describe Philip Kotler, se trata de un “documento escrito que resume lo que el especialista en marketing ha analizado sobre el mercado donde compite, donde indica cómo la empresa pretende alcanzar sus objetivos del marketing mix y que facilita, dirige y coordina los esfuerzos de la compañía”.

Hasta aquí la teoría. Pero, ¿cómo hacer un plan de marketing?

A continuación, recogemos los principales errores a evitar a la hora de elaborarlo.

 

 

 

  1. Pensar que no se necesita un plan de marketing

Parece muy obvio, pero comenzamos por este error porque hay quien piensa que, en este mundo hiperdigitalizado y altamente competitivo, ya no es necesario hacer un plan de marketing. En ese caso, pensamos que se está muy equivocado y que, tal vez se ahorre el tiempo que tardará en leer esta lista, pero no contar con un plan de marketing, es una ruta directa al fracaso de la empresa.

 

  1. Creer que el plan de marketing dura para siempre

Lamentablemente, pero en el marketing no hay amor eterno. Igual que el entorno cambia, el plan de marketing también, por eso es una herramienta que tiene un tiempo limitado, y que, seguramente, deberemos volver a hacerlo periódicamente. Es imprescindible realizar las actualizaciones necesarias para que pueda funcionar.

 

  1. Improvisar el objetivo y estrategias

En marketing, no todo es sencillo. Sí existe más de un camino que nos lleva hasta dónde queremos ir, pero, no se puede ir eligiendo sobre la marcha. De ahí la importancia de establecer cuál es el objetivo general de la empresa, el direccionamiento estratégico y tácticas que se establecen en un plazo determinado.

 

  1. No analizarse internamente

Para realizar un buen plan de marketing, hay que comenzar mirándose el ombligo. Solo así podrá conocer con qué recursos cuenta su empresa, qué características específicas tiene y cómo se relaciona esto con la situación del mercado donde compite.

Una herramienta útil para este fin es el análisis FODA, que ayuda a identificar las debilidades (D) de su organización y las amenazas (A) externas a las que se enfrenta, así como las fortalezas (F) de su empresa/producto/negocio y las oportunidades (O) que se presentan en la situación actual del mercado.

 

  1. Dirigirse “a todo el mundo”

No definir un público objetivo es pretender “matar moscas a cañonazos”. Para conocer a su público objetivo primero tiene que identificar cómo el producto o servicio suple las necesidades insatisfechas del cliente actual, para luego impactar al cliente potencial.

 

De esta manera la empresa estará completamente alineada a lo establecido en el plan de marketing, a fin de alcanzar los objetivos propuestos y acordado con la dirección.

Nota elaborada por el Licenciado Miguel Ángel Dojas. Docente de [email protected]

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.